viernes, 26 de diciembre de 2008

primavera, verano, otoño, invierno... y otra vez primavera_Kim Ki-Duk

"(...) tendrás que cargar con esa piedra en el corazón por el resto de tu vida"

http://www.youtube.com/watch?v=BDOsZ_KEELU

Después de aproximadamente 4 años veo por segunda vez esta película. Y la historia, la imagen, el mensaje y su soundtrack no dejan de conmoverme. Son de esas cintas terriblemente hermosas.

Soy un admirador de Kim, este coreano virtuoso que no en vano llegó de la pintura al cine como autodidacta genial y figura. Esta fue la primera película que le conocí, luego vino Hierro 3, El Arco, Samaritan girl y El Tiempo, y aunque me falta disfrutar prácticamente la mitad de su obra, podría afirmar que en todas ellas, el denominador común es la violencia humana expresada de diversas formas, todas ellas paradojalmente bellas y asertivas y por lo mismo desgarradoras para el espectador que va de la identificación a la compasión con sus personajes.

Toda la película se desarrolla en una ermita solitaria flotante sobre un lago rodeado de cerros. Aquí Ki-Duk logra una galería de imágenes, de una estética maravillosa de comunión entre la naturaleza, sus elementos y la vida humana casi insignificante ante tal escenario.

En primavera, se abren las puertas de esta estación de la vida, y se aprecia el apacible pasar de un monje mayor, el maestro, curador de enfermedades del alma, y su discípulo. El niño explora el mundo, lo descubre y en ello también encuentra el karma, autoimpuesto (no sé si es preciso decirlo así).
En verano, se abren las puertas diez años después, el aprendiz descubre la sexualidad tras conocer a una chica que viene por el maestro para ser curada. Eso lo lleva a la lujuria y a la posesión, y ello como un designio lo desconcentra de su camino, ocupa su mente hasta que decide abandonar la ermita para irse tras ella.

En otoño, se abren las puertas con un maestro solitario que recibe de vuelta a su discípulo pródigo, éste ha cometido un crimen en nombre del amor. El maestro decide curarlo y sacarle la ira de su mente y de su corazón que lo estaba llevando a la autodestrucción. Estaba en eso cuando la policía lo encuentra y se lo lleva de vuelta arrestado. El maestro también sucumbe y cierra su ciclo con un rito fúnebre de muerte y purificación.
En invierno se abren las puertas de un lago congelado. El discípulo vuelve nuevamente y encuentra la ermita abandonada (con el espíritu del maestro reencarnado en una serpiente). Adiestra el cuerpo, lo perfecciona, retoma su fe y decanta su proceso de aprendizaje. En eso, llega una madre con un niño enfermo al que deja bajo su cuidado. El aprendiz, entonces, tras una ascensión al cerro más alto, piedra y buda a cuestas, con una visión distinta, superior, en la altura, termina por comprender y convertirse en maestro.

Otra vez en primavera, la historia se repite, la ciclicidad del aprendizaje y de la vida se continúan ahora con este nuevo maestro y este nuevo aprendiz.
Cada estación, como etapa de la vida, es un personaje distinto, Kim se guarda y actúa el rol del aprendiz que se vuelve maestro, quizás como una señal, o como un saludo a esta etapa de su cine, más maduro, duro, bello y trascendente.


Nota: 6,5 (escala de 1 a 7)

6 comentarios:

lili,volando bajo dijo...

No me gusta cuando desapareces por tanto tiempo por una de tus casas con cimientos en el ciber espacio..
pero nada puedo decir porque cuando apareces lo haces EN GLORIA Y MAJESTAD!
realmente linduu!!

***********************

Y.... aproposito de cine.........

jajajaja

******************************

MK dijo...

Vine buscando el comentario de Novecento y me encontré con las estaciones de Kim Ki-Duk y con otras revelaciones...

Sobre el comentario, sólo decir que me trasladó al momento que vivía cuando ví este bello film y también que me dieron ganas de disfrutarlo nuevamente pero esta vez con otros ojos.

la crisantema dijo...

Pasa eso cunado uno lleva en lugar de corazon una piedra...


ay como duele, pero hay que vargarla el resto de la vida, qeu en mi caso ha sido casi toda

te dejo un abrazo desmaterializado

Raquel dijo...

Hace mucho tiempo que me recomendaron esta película, pero nunca conseguí encontrarla...
Después de este post, no la dejaré escapar otra vez.

Gracias por la recomendación, me ha encantado el blog. Saludos!

Gabriela dijo...

Juan Pablo...

por si no lo habias visto...

Y queda mucho del buen cine que ver por $500!!

http://www.m100.cl/2009_05_cine_oriental.php

Saludos.

volvi dijo...

y......
cuando seria que habra algun comentario por estos lados???